Porque siempre hay algo grande que contar

Porque siempre hay algo grande que contar

En Publicesa ya transitamos imbuidos de espíritu navideño y siempre nos viene a la mente que estas fechas son sinónimo de grandes historias, la navidad es lo que tiene, hace que sentimientos y emociones estén a flor de piel.

Sin duda, la navidad es un tiempo especial y complicado, a partes iguales, para los adultos, que vamos a toda prisa, pero en el que recordamos siempre por algún momento, poner los pies en el suelo, relajarnos, por un instante y… Como aquel joven ejecutivo que se encontraba parado en la calle absorto con sus cavilaciones doméstico-laborales de compras pendientes, cierre del ejercicio o pagos a proveedores, y justo cuando la cabeza ya no le daba para más, escucha el sonido del bus deteniéndose en su parada, alza la mirada y lee en su lateral en letras grandes un simple pero siempre contundente: ¡Feliz Navidad! A partir de ahí sus músculos se relajaron, esbozó una sonrisa y pensó que relativizar era la mejor fórmula para resolver cualquier problema. Aquel aviso, a través de aquel bus llegó en el momento preciso.

Desde luego, el bus está muy conectado con la Navidad, asociado a compras por el centro, a paseos turísticos para conocer lo mejor de cada ciudad o incluso disfrutar ya de tarde o noche de la iluminación típica de esta época, pero sobre todo, nos ayuda a ser un transmisor de buenos mensajes… Porque siempre hay algo grande que contar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons