La publicidad exterior ante la crisis del COVID-19: ¿Ahora qué?

La publicidad exterior ante la crisis del COVID-19: ¿Ahora qué?

El mundo, en general, y España, en particular, están viviendo una situación excepcional, caótica y difícil de manejar. Los gobiernos de los diferentes países anuncian día tras día nuevas medidas, cada cuál más restrictiva, con el fin de acabar cuanto antes con la expansión del COVID-19. Medidas enfocadas, sobre todo, a reducir la confluencia de personas en lugares públicos y privados a las que ha seguido recientemente un nuevo Decreto Ley que ordena que todos los trabajadores de “actividades no esenciales” deben quedarse en casa en las próximas dos semanas.

Desde que se decretara en España el estado de alerta hace poco más de dos semanas, las calles han visto reducido su tráfico. También el uso del transporte público ha disminuido y muchos eventos han sido cancelados. Una situación que afecta especialmente a la publicidad exterior, puesto que la ausencia de público en las calles reduce el impacto y la efectividad de la comunicación.

Esta nueva realidad ha derivado en que las empresas anunciadoras opten por otro tipo de soporte para llevar a cabo sus campañas publicitarias, como internet, televisión o redes sociales. Mientras, las empresas especializadas en publicidad exterior buscan nuevas alternativas para minimizar las posibles pérdidas. Algunas de ellas han optado por colaborar con los mensajes institucionales y han puesto sus diferentes soportes a disposición de la administración pública, como señalan en ReasonWhy. Se trata, por tanto, de una salida para mantener la propia imagen y a la vez ayudar a concienciar a la sociedad receptora de estos mensajes.

Otras, sin embargo, han visto la alternativa en solicitar a las correspondientes administraciones municipales un ajuste en el precio que estas pagan por explotar y gestionar los soportes publicitarios que son propiedad de los ayuntamientos: paradas de autobuses, soportes en suelo público municipal, etc. Así lo ha solicitado la Federación de Empresas de Publicidad y Comunicación (FEDE-Aepe), según ha informado el portal Dircomfidencial para ajustar el canon “a la realidad económica para la subsistencia de muchas empresas y puestos de trabajo a través de medidas de carácter temporal”.

La publicidad exterior volverá con más fuerza después de estos momentos de incertidumbre, pero, primero, es tiempo de ser responsables y concienciar a los ciudadanos de que ahora toca quedarse en casa y consumir de manera responsable. Porque para seguir tenemos que parar. #ParaParaSeguir


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons